\ Noticias y Eventos

Autor de la foto: archivo UDEM

Exhorta a futuros arquitectos a partir de “lo no sabido”

Publicado el

Nota generada por: Universidad de Monterrey

Autor de la foto: archivo UDEM

Para Rafael Aranda, integrante de RCR Arquitectos, el despacho que obtuvo el Premio Pritzker en 2017, “la arquitectura es una disciplina que tiene que traspasar la propia disciplina”, por lo que el arquitecto debe ir más allá de la “página en blanco”, partir de “lo no sabido”.

Así lo expresó en su conferencia “La creatividad compartida”, que ofreció en la Universidad de Monterrey, la tarde del martes, en el marco de las actividades del Congreso Internacional de Arte, Arquitectura y Diseño UDESIGN 2017.

La charla, en la que Aranda ofreció una muestra del trabajo arquitectónico desarrollado por su equipo, se realizó en el Teatro UDEM, en donde estuvieron presentes Álvaro Fernández Garza, presidente del Consejo de la UDEM; Alejandra Fernández Garza, consejera de la UDEM; y el rector Antonio J. Dieck Assad.

Asimismo, Carlos Basurto Meza, vicerrector de Educación Superior; y Carlos García González, director de la División de Arte, Arquitectura y Diseño, además de alumnos de la UDEM y de otras universidades, así como maestros y directivos.

“Creemos que la arquitectura es una disciplina que tiene que traspasar la propia disciplina, tenemos que beber absolutamente de lo que es toda la vida que nos rodea, creemos que tenemos que estar predispuestos a traspasar la propia disciplina”, expresó el conferencista.

El arquitecto español afirmó que los integrantes de RCR siempre han creído en lo que es la creatividad compartida.

“Desde el principio nos gustaba entender que las cosas se podían hacer a varias manos; creemos en que los trabajos son suma de personas, de inquietudes, que el objetivo final es llegar a hacer algo especial y que precisamente cada uno de nosotros tiene que ser capaz de trabajar en equipo”, destacó.

Aranda señaló que el arquitecto debe tener la voluntad de “salir de la página en blanco” y ser capaz de ir al concepto de las cosas, no a lo que ya se sabe.

“Todos nuestros proyectos intentan ir más allá, porque intentamos salir de la página en blanco; no intentamos salir de lo sabido, sino que intentamos salir de lo no sabido”, expuso.

“No queremos la cosa inmediata, queremos lo que sale a partir de la reflexión y a partir del concepto”, recalcó.

Previo a la actividad que tendrá durante una semana a través de un taller en la Universidad de Monterrey, estableció en su conferencia que el equipo de trabajo de RCR no ha intentado que lo que es profesión y lo que es su vida personal sean dos caminos diferentes, sino que siempre lo han entendido como uno solo.

Aranda se refirió a su pueblo natal, Olot, situado al norte de Barcelona, de donde obtuvo algunos conceptos arquitectónicos, cuyo espacios conviven con la naturaleza, “que son interiores pero exteriores a la vez (…) concentrados, pero rodeados de la naturaleza; nos gusta estar en este lugar para poder soñar, ir más allá”.

“Es un lugar donde convive la preexistencia de lo que había sido este lugar, donde encontramos estos cimientos hechos de piedra volcánica, estos pilares de fundición y donde de alguna manera hicimos esta operación que nos permite estar en este interior, pero en este exterior”, explicó.

Y entre toda esa coexistencia entre lo antiguo y lo nuevo, destacó que “la naturaleza nos da todo el lenguaje y el instrumento para después hacer el espacio arquitectónico: solo tenemos que saber leer lo que nos da la naturaleza”.