\ Noticias y Eventos

Autor de la foto: archivo UDEM

Reimaginan el Cerro del Obispado como parte de su PEF

Publicado el

El cerro del obispado es uno de los atractivos turísticos más visitados de Monterrey, pero de acuerdo a tres egresadas de Arquitectura de la UDEM, el valor histórico de este lugar podría resaltar más si se apreciará más su historia.

Vanessa Salgado, Daniela Macías y Mariel Dávila, presentaron como su proyecto final “Revalorización del Cerro del Obispado a través de una narrativa de espacios culturales y su reconexión con el barrio”, propuesta con la que esperan que los vecinos del Obispado, pero también la comunidad en general, redescubra la zona.

”Nos dimos cuenta de la falta de relación de las personas con su ciudad, con la historia de Monterrey”, justificó de esta manera Vanessa el desarrollo de su proyecto que les tomó un año.

”También queríamos que el proyecto se relacionara con temas sociales y el medio ambiente. Entonces la idea fue crear un centro cultural que integrara las áreas verdes, un parque y conectarlo con la comunidad que de vida a los alrededores”, agregó Mariel.

La propuesta de las jóvenes es construir un Edificio Cultural a partir de un tanque de agua que está en desuso en el Cerro del Obispado, incluir galerías para exposiciones temporales en el museo, integrar la flora a las estructuras del lugar y una serie de recorridos narrativos que llamaron “Vía Narrativa”, corredores peatonales en los que los usuarios apreciarían los sucesos históricos de la zona y de Monterrey a través de la misma arquitectura del lugar.

“Esos mismos corredores llegarían al Museo del Obispado, que es el edificio más antiguo de la Ciudad de Monterrey y después de ahí ya suben hasta el asta bandera, que también es un hito, pero lo encontrábamos como muy simple, en desuso, como que había un potencial ahí, así que también intervenimos en esa zona”, comentó Vanessa.

”Y utilizamos la infraestructura de un tanque de agua en desuso para hacer el Edificio Cultural. Obviamente, también adecuándolo con espacios de conferencias, salas para galerías y hasta restaurantes y comercios”, dijo Mariel.

Las recién graduadas explicaron que otro objetivo de su proyecto es que el espacio invite a los usuarios y a peatones a que se queden y disfruten del lugar, “para que las personas que trabajan en la zona en vez de que salgan a comer o a descansar en su carro, se queden en los jardines”, liberando así las calles de autos, al mismo tiempo que contribuye al medio ambiente.