\ Noticias y Eventos

Autor de la foto: Archivo UDEM

Ganan premio a la Innovación Social de Hambre Cero Nuevo León

Publicado el

En la segunda edición del Premio a la Innovación Social de Hambre Cero Nuevo León 2020-2021, un equipo de la de la Universidad de Monterrey resultó el ganador, gracias a su propuesta innovadora para fomentar la gestión sustentable de residuos.

El evento se realizó por medio de Zoom, fue organizado por la Universidad de Monterrey y contó con la presencia de representantes del Tecnológico de Monterrey, la Universidad Autónoma de Nuevo León y la U-ERRE, además de HEB, Consejo Nuevo León, Cáritas Monterrey y CEMEX.

La propuesta seleccionada se llama Dio y el equipo está compuesto por Aldo Espinosa, Ana Gabriela Lazo y Yolisma Sedas, egresados de la carrera de Ingeniería en Innovación Sustentable y Energía, y Ana Paulina Pearl y Linda Martínez, egresadas de la Licenciatura en Diseño Industrial, quienes propusieron diseñar un kit de herramientas para la gestión de residuos y crear una transición hacia las comunidades sustentables.

Fueron asesorados por Carlos Alejandro Ramírez Paredes, profesor de la Escuela de Arquitectura y Ciencias del Hábitat de la UDEM.

Linda señaló que la mayoría de los desarrollos habitacionales en el estado y el país no están diseñados para fomentar comunidades que puedan autosustentarse, además de que las colonias no tienen un desarrollo integral entre sus habitantes y su entorno. Incluso, no se contempla la capacidad para que éstas mismas sean capaces de proveerse con recursos básicos, sin depender de servicios públicos.

“Nuestro objetivo general es generar una propuesta de plan de trabajo para el complejo habitacional Urvita como solución a la gestión de residuos. Esto con el fin de promover la interacción de la comunidad y asegurar su resiliencia tanto económica como social”, explicó la joven sobre su iniciativa.

Agregó que Dio consta de tres fases, que guía paso a paso a los usuarios para convertirse en una comunidad resiliencia. Les enseña desde la separación de basura y el reciclaje, la construcción de un huerto urbano y la manera para llevar la iniciativa a otras comunidades. Además, promueve el liderazgo, el trabajo en equipo y la producción y el consumo responsables.

Dio se destacó entre 23 proyectos participantes y 4 finalistas, por lo que son acreedores a 100 mil pesos, los cuales serán utilizados como capital semilla para aplicar la iniciativa. Los otros finalistas fueron Tunarina, una harina a base de la cáscara de la tuna del nopal; NutriZinc, un mazapán nutricional; y LEAF Biofactory, una granja vertical para la producción de hortalizas de hoja.

También se reportaron los resultados de Grill-Us, una propuesta de insumos alimenticios con alto contenido de proteínas y minerales a base de harina de grillo, un proyecto de alumnos de la UANL.

Los jóvenes expusieron que, gracias al apoyo recibido por Hambre Cero Nuevo León, pudieron empezar con la producción de la harina de grillo y a pesar de las adversidades que enfrentaron durante el año, cómo la pérdida de la materia prima y la pandemia del COVID-19, lograron perseverar en sus esfuerzos.

Hicieron varias pruebas y llegaron a la conclusión que los brownies a base de harina de grillo es un producto que podrían tener gran aceptación en la comunidad. “Es un gusto estar con ustedes nuevamente en este evento en el que la innovación se pone a favor de quienes más lo necesitan.

Espero que, aunque solo puede haber un ganador, todos los demás proyectos continúen y puedan generar beneficios y contribuir a disminuir esta gran brecha que tenemos con los más necesitados”, expresó como cierre Enrique Gómez Junco, presidente del Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey y miembro del consejo de Gobernanza de la Estrategia de Hambre Cero Nuevo León.