\ Noticias y Eventos

Autor de la foto: archivo UDEM

Propone que diseñadores sean también “pensadores”

Publicado el

Para Laura Noriega, la labor de un diseñador debe evolucionar hasta que sea la de un “pensador”, porque, como lo explicó a estudiantes de Diseño de la Universidad de Monterrey, “lo que hacemos a través del dibujo es una opinión”.

“Un diseñador no es un dibujante; el dibujo es un medio; un diseñador es un pensador, y es en eso en lo que tenemos que convertirnos todos”, propuso la fundadora y directora creativa de la marca Tributo.

La diseñadora jalisciense impartió una conferencia la tarde del martes, en la Sala Polivalente del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño, organizado por la Escuela de Arquitectura y Ciencias del Hábitat, así como por la Licenciatura en Diseño Industrial y la Ingeniería en Innovación Sustentable y Energía.

Noriega advirtió a las y los alumnos que se atraviesan muchos retos sociales y ambientales en el mundo debido a la sobrepoblación, por lo que recomendó “pensar muy bien en las cosas que hacen, porque tienen mucha responsabilidad”.

“Más que personas que sepan oficios o profesionistas, desde mi punto de vista, necesitamos pensadores, que sean aquellos que se atreven a generar esos cambios que se necesitan en la sociedad”, sostuvo.

La ponente relató parte de su experiencia en Italia, Chile y Japón, sobre trabajos que realizó con artesanos, y la forma en que esas primeras obras influyeron en su producción posterior con diversos procesos, materiales y colores, lo que la llevó a crear su propia marca.

A su regreso a México, ha trabajado estrechamente con artesanos de diferentes estados, enfocándose en materiales y formas de trabajo sustentables, con elementos extraídos de la naturaleza o con base en residuos urbanos.

Noriega se ha apoyado en talleres de obreros de diferentes materiales para producir piezas originales, aunque en muchas ocasiones se ha enfrentado a la negativa de los mismos, por lo complicado de la idea o la falta de antecedentes.

“Llegamos a un taller y tardamos en que realmente suceda, y, después, las personas que las fabrican se apropian de ellas (las piezas)”, indicó.

A través de sus viajes y el contacto con los artesanos, Noriega continúa conociendo al país: “no lo conozco, no lo conocemos; pensamos que sabemos algo y cuando nos metemos a lo más profundo, nos damos cuenta de que no sabemos nada todavía”.

Su experiencia profesional abarca diseño de producto, de interiores, proyectos colaborativos y de investigación en temas como cultura y sociedad, procesos y materiales, identidad y territorio, experimentación de materiales, tendencias de color, tendencias globales e innovación.

La marca Tributo es una cartografía de la diversidad material y técnica de México que cuenta con un catálogo de productos compuesto por objetos de diseño producidos por manos de maestros artesanos y el universo creativo de diseñadores.